No es fácil decir adiós

No sin mis Emes

Solamente son cinco letras pero, cuando van unidas en ese orden,  forman una de las palabras más difíciles con las que nos tenemos que enfrentar a lo largo de la vida tanto para pronunciarla como para recibirla. Incluso hay veces en que podemos marcharnos sin decir adiós y es, posiblemente, más doloroso. No nos enseñan a despedirnos sino que aprendemos solos con la experiencia, con los malos tragos, con lo que duele, con la soledad que produce a veces.

Hay adioses que liberan. Esos que se van gestando poco a poco, que son necesarios para seguir adelante. Esos adioses a la persona con la que hemos pasado tanto tiempo y que ahora ya no queremos más…no podemos querer más porque nuestra vida juntos ha dejado de funcionar. Esos adioses a los que nos resistimos, esos que intentamos alargar, tapar con una cortina de lágrimas, esos a los que deseamos separar…

Ver la entrada original 353 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hoy hablan los demás. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario (Datos opcional)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s