Todo lo que no te dije.

Serás el adiós que más me costará decir y el saludo que siempre estaré esperando.

Cuando me pregunto qué eres para mí, qué significas, solo me vienen imágenes a la cabeza. Son fragmentos de recuerdos, horas vividas en apenas segundos. Se mezclan aromas, nervios, esperanzas silenciosas. Todo lo que dijimos sin decirnos nada.

Cuando pienso en ti, solo puedo sonreír de amarga felicidad, enumerar las promesas que hicimos al mirarnos. Siento esa pequeña llama que late en mi corazón, repitiendo una y otra vez que igual no es el momento, que tenemos que esperar algo más, que la vida no es tan corta como para perdernos y no cruzar caminos otra vez.

Somos la historia escrita en tinta invisible, que va saliendo a la luz con el calor de nuestros latidos. Y aunque dé miedo saber cómo continua, seguimos leyendo, porque tampoco queremos detenernos.

Porque para mí siempre representarás los besos furtivos, los momentos esporádicos, los recuerdos cálidos. Serás el dolor tras un dulce abrazo, el sabor amargo que dejan los labios al separarse. Serás el adiós que más me costará decir y el saludo que siempre estaré esperando.

Serás la magia de las noches de verano, el calor del invierno. Serás todo y nada al mismo tiempo, porque al igual que me llenas por completo, te llevas contigo todo lo que represento. Somos la eterna historia de la luna y el sol, su persecución por amor y el desencuentro constante.

Pero, aun así, por encima de todo, serás la aventura que siempre querré vivir, el cielo que nunca me cansaré de observar. Porque no importan los obstáculos, importa con quién quieres superarlos, y la luna y el sol siempre terminan encontrándose.

Y no hace falta decir que, si me arriesgué una vez contigo, volvería a hacerlo de nuevo sin dudarlo. Porque puedes llegar a ser la luz que ilumina los cráteres de mi luna, para que incluso desde la Tierra, se vean grandes e imponentes. Porque sigo creyendo que mis lágrimas no representan más que la lucha constante por alcanzar tus manos, sigo confiando en mi testarudez, en mis casquetas de niña pequeña.

Porque sé que, si hay algo que no nos falta, son alas para seguir avanzando.

http://www.theidealist.es/todo-lo-que-no-te-dije/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hoy hablan los demás. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario (Datos opcional)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s