La reina de las voces

Tejetintas

-Deberías dejarle.

-¿Te has vuelto loca? ¿Por qué dices eso?

-Es demasiado complicado. Demasiado para ti. Siempre te gustó lo difícil y lo fácil te causó indiferencia, pero esto… es demasiado. Demasiado para ti.

-Sí, demasiado, eso ya lo has dicho. Pero a lo mejor… Puedo tirar de paciencia. Tengo mucha, de paciencia. Puedo esperar a que las cosas cambien. O mejor, puedo cambiarlas yo misma.

-No puedes cambiarle y lo sabes.

-No hablo de cambiarle a él, hablo de cambiarnos a nosotros. O de cambiar el contexto, o el argumento, o el título, o.. yo qué sé, de cambiar algo que lo cambie todo. Casi todo.

-¿Con qué te quedarías?

-Me quedo con lo bueno.

-Muy lista. Pero sabes que no hay luz sin sombra. Y aun así, soy yo la que te digo que aquí hay demasiadas sombras como para poder ver algo.

fd988e02b21fcc51bab87b3a2a91371cFoto: Oli McAvoy

Ver la entrada original 449 palabras más

Esta entrada fue publicada en Hoy hablan los demás. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario (Datos opcional)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s