Con camisa de fuerza

No sin mis Emes

Me sienta bien la camisa de fuerza.  La mía es de la talla pequeña para que luzca entallada y de color blanco, que va con todo. Pero lo que más me gusta de la camisa de fuerza es que la llevo en esos momentos de la vida en los que he hecho las locuras que forman parte de los recuerdos que me acompañarán para siempre.

Porque sin esas locuras y las personas con las que las llevamos a cabo, la vida no lo es tanto. Mis recuerdos no estarían completos sin esa acampada en Rascafría a nosecuantos grados bajo cero con el que entonces era el amor de mi vida, mientras mi madre pensaba que pasaba un plácido fin de semana en casa de una amiga.

O qué decir de otro amor de mi vida con el que, durante un romántico fin de semana de escapada sin permiso en el…

Ver la entrada original 178 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hoy hablan los demás. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario (Datos opcional)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s