París sin ti

Vybra

Quiero abrazarte.

Sí, sé que esta es una manera curiosa de empezar una carta, pero creo que tampoco te sorprenderá mucho que mi cabecita loca tenga semejante ocurrencia en forma de saludo.

Hace mucho que no hablamos, no recuerdo exactamente cuánto, ya que olvidé señalar el día en el calendario como se hace con las cosas importantes. Con aquellas que no quieres olvidar.
El tiempo es tan relativo como caprichoso. ¿No crees?
El mundo a veces parece detenerse en un instante y, otras veces, los sesenta segundos que abarca un minuto son una eternidad. O lo parece.

No recuerdo si era lunes o domingo, si era par o impar, pero curiosamente no he olvidado ni uno solo de los detalles de ese día.
Recuerdo que llovía a mares, eso no lo olvido. Llovía y yo lloraba, mientras el corazón luchaba por creer en nosotros y mi cabeza me repetía que…

Ver la entrada original 998 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hoy hablan los demás. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario (Datos opcional)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s