Qué le gusta a un hombre de una mujer

El Alma Pregunta

La noche se anunciaba fría y húmeda, y, con toda probabilidad, en poco tiempo comenzaría a llover.
Ella, una notable y conocida abogada, salió del trabajo más tarde de lo habitual. Caminaba por las antiguas callejuelas de piedras inconexas, con paso rápido y la mirada dirigida hacia el suelo. Tenía prisa por llegar a casa para tumbarse en el sofá y degustar la última copa de vino, inmersa en el silencio de la soledad.
Era viernes por la noche y la gente llenaba las calles; los bares estaban llenos de jóvenes que se divertían, bromeaban, bebían. A ella aquel tipo de vida nunca le había interesado. Robarle horas al sueño lo veía una pérdida de tiempo y de energía. Por su carácter algo peculiar, arisco, duro y a veces agresivo, no tenía a nadie que ocupara un lugar en su corazón. Había tenido alguna relación, pero debido a su manera…

Ver la entrada original 3.428 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hoy hablan los demás. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario (Datos opcional)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s