El dolor en el amor.

Hay solo una cosa que temo en la vida y es el dolor del alma. No me refiero al sufrimiento en sí mismo, sino más bien a no ser digno de ese sufrimiento.
No estar a la altura de ese dolor.
Por lo demás, el dolor como el sufrimiento es necesario por una consciencia profunda y vasta.
El modo en el que un hombre acepta su destino y el modo en el que lo afronta incluso en las circunstancias más difíciles, añade o quita a la propia vida una sensación más profunda del vivir.
La vida no es nada, quizá sea solo una farsa para quienes no sabe sufrir. Y saber sufrir no significa buscar el dolor, sino aceptarlo cuando se presenta.
Se necesita saber aguzar el alma y el espíritu, redondeando las partes más duras cuando sea necesario; solo así el dolor sirve, educa, madura.
Cada infelicidad es en parte la sombra o el reflejo de sí misma. Puede parecer absurdo, pero a veces es justo cuando probamos un dolor profundo que nos damos cuenta de estar vivos y partícipes de algo importante.

Continuar leyendo en:

El dolor en el amor..

Esta entrada fue publicada en Hoy hablan los demás. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario (Datos opcional)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s